HERMANDAD MARCIAL

logo sta clara

Muchas personas creen que los practicantes de artes marciales no se resisten entre sí, por ejemplo hipotético: que los de Nanquan no respetan a los de Karate y los critican; o que los de Choi Lei Fut tienen rivalidades con los de Wing Chun. Ante tal situación, es necesario reconocer que estos errores comunes son algunas veces basados en someras situaciones reales de alguna y particular rivalidad trivial, en la que salen perdiendo TODOS sus implicados. Comentarios como los ejemplos anteriores llaman la atención de la mayoría de los grupos activos de cualquier arte, pues es una de las grandes causas denigrantes de la reputación de disímiles estilos a nivel mundial y nacional.

Todos alguna vez pública o secretamente hemos admirado algún arte en particular, e incluso, desarrollar cierto fetiche téccon una katananico a la hora de poner en práctica la propia. Esto se debe a que, normalmente, necesitamos una meta paralela, no para competir sino para honrar tales habilidades y dedicar tiempo a aprender de ellas. Es por eso que es normal en la mayoría de los grupos hacer intercambio con otra arte marcial, tener un practicante del kwoon o dojo en otra escuela, o simplemente dedicar horas extras después de entrenar lo de uno a presenciar el entrenamiento ajeno. Costumbres así deben fomentarse para el desarrollo común siempre desde el punto más instructivo honesto posible.

En mi experiencia personal puedo decir que he sido testigo fiel de la paz del Aikido, la belleza del  Wushu, y la agilidad del Ninjustu.

También he aprendido del Sensei y del Sifu, he errado en sus presencias y no ha faltado la corrección sabia y firme. He combatido con todos los puños que conozco a la arrogancia, el egoísmo y el desencanto. Pero nunca haría algo así contra el amigo de otro estilo que me ofrece muchas veces hasta su hogar. Quisiera dedicar este artículo a todos aquellos practicantes de cualquier arte, nivel o cinta, que se tratan entre hermanos en especial a los Senseis Leimil, Yuniel, Alexeis y a los Sihings Avelino, Dayan y Ochiro y sus discípulos.

 

Grupo  de Wing Chung Santa Clara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *